Nueva realidad y lingüística ¿Cómo la abordamos?

Toda esta “nueva normalidad” o nueva realidad trae consigo un gran desafío: debemos potenciar de sobremanera nuestro ser lingüístico y desde ahí crear realidades (que ahora son virtuales) para que nuestras relaciones se proyecten como esperamos e impacten de manera favorable en nuestra vida

Estamos a casi un año desde que la pandemia llegó de golpe a cambiar nuestras vidas trasladando todas nuestras actividades habituales (trabajo, amigos, gimnasio, etc) a la distancia y en formato totalmente online.

Prácticamente todo se invirtió: muchas relaciones que antes nos rodeaban presencialmente ahora debemos manejarlas de manera distante mientras tanto con quienes compartimos tiempo parcial en casa hoy en día mantenemos una relación casi las 24 horas.

Toda esta “nueva normalidad” o nueva realidad trae consigo un gran desafío: debemos potenciar de sobremanera nuestro ser lingüístico y desde ahí crear realidades (que ahora son virtuales) para que nuestras relaciones se proyecten como esperamos e impacten de manera favorable en nuestra vida profesional, personal y por ende en nuestros resultados.

Esta tarea para nosotros como seres humanos no es fácil pero tampoco imposible. Desde la mirada del coaching ontológico afirmamos que estamos diseñados para esto ya que somos seres lingüísticos que a través del lenguaje podemos crear realidades. El lenguaje habita en nuestro ser y lo nutrimos a lo largo de nuestra vida.

La Escucha

La conversación es un elemento que está día a día en nuestra vida, los seres humanos a través de la palabra podemos crear conversaciones, hablar con otras personas. Y el ejercicio de ser lingüísticos (tener la capacidad de hablar) tiene un lado oculto como lo denominamos desde lo ontológico. Ese lado oculto es La Escucha, claro, sabemos que está pero no la vemos y al mismo tiempo le bajamos el perfil al impacto que tiene en nuestras relaciones interpersonales y por consiguiente en nuestros resultados.

Y al igual que como vemos en las películas de ciencia ficción en los objetos invisibles, la escucha, es algo que sabemos que está (aunque no la veamos) y además tiene un rol activo en nuestras conversaciones que debemos tener muy presente:

  • La escucha es la encargada de legitimar el habla: si nadie me escucha, ¿qué sentido tiene el hablar?
  • Oír no es lo mismo que escuchar: oír es un proceso físico auditivo.
  • La escucha nos permite darle un sentido a la palabra y generar interpretaciones.
  • La escucha también es un generador de infinitas posibilidades, de acuerdo a cómo escuchamos y desciframos.

En conclusión, cuando escuchamos podemos dar un sentido a lo que el otro está diciendo; es por esto que vamos a entregar algunas herramientas que permitirán que la distancia entre el hablar y escuchar se reduzca y puedas aplicar conversaciones adaptativas, es decir la escucha estará presente en todo momento y permitirá que la conversación tome una forma más fluida.